junio 14, 2015

Volver al cuerpo 
a ese donde el deseo conjugó ternuras y regocijos
es a veces un sueño que puede trocarse en pesadilla
cuando las orillas se han distanciado

© lichazul

2 comentarios:

Rafael dijo...

A veces así es.
Un abrazo.

El collar de Hampstead dijo...

Totalmente de acuerdo!
En pocas versos lo has contado perfecto.

Besitos

Followers

Google+ Followers